Avianca suma 12 rutas extranjeras y Colombia ya no pide PCR

Avianca reactiva 12 rutas internacionales a partir del mes de junio e incrementa también la capacidad en tramos nacionales a la vez que el Gobierno colombiano ha informado que ya no exigirá la prueba de PCR a los viajeros que quieran ingresar al país.

A partir de junio, la compañía retoma los vuelos directos desde Bogotá a Fort Lauderdale, Washington, Los Ángeles, San Juan de Puerto Rico, Ciudad de Panamá, La Paz y Santa Cruz de la Sierra.

Asimismo, desde San Salvador reactiva las rutas a Ciudad de Panamá, y desde Ciudad de Guatemala a Tegucigalpa. A partir de julio retomará su operación directa desde Bogotá a Sao Paulo y Río de Janeiro; y desde San Pedro Sula a Miami.

También incrementará hasta en un 13% su capacidad en 26 rutas domésticas en Colombia, con especial foco en rutas regionales desde Cartagena a Pereira y Bucaramanga; desde Cali a Barranquilla, Santa Marta, Pasto y Tumaco; así como desde Bogotá a Corozal, Yopal, Manizales, Pasto y Villavicencio.

Avianca también aumentará su capacidad en seis rutas internacionales desde Bogotá a ciudades como Nueva York, Miami, Quito, Guayaquil, San José y Madrid; y desde San Salvador a siete rutas: Washington, Nueva York, San Francisco, Los Ángeles, Dallas, San Pedro Sula y Toronto.

Por otra parte, y tras varias modificaciones en su política de ingreso al país, Colombia ya no exigirá la presentación de un test PCR con resultado negativo a coronavirus a los pasajeros de vuelos internacionales que ingresen al país, según ha comunicado el Ministerio de Salud de Colombia

Fernando Ruiz, titular de esta cartera, ha explicado que ya no será solicitada la aplicación Coronapp en los aeropuertos para los pasajeros de vuelos nacionales con el fin de evitar aglomeraciones en el proceso de preembarque.

Todo lo que debes saber sobre el ‘pasaporte covid’

El pasado jueves 20 de mayo, el Parlamento Europeo y el Consejo, conformado por los estados miembros, llegaron a un acuerdo para la creación del certificado sanitario europeo, comúnmente llamado ‘pasaporte covid‘ o ‘certificado covid‘. Este documento facilitará los viajes dentro de la Unión Europea, aun cuando la pandemia de coronavirus sigue muy presente en buena parte del mundo.

Los estados miembros llevan mucho tiempo discutiendo sobre la creación de un documento que recogiera datos sobre la vacunación o la presencia de anticuerpos en un individuo para, así, poder facilitar los viajes dentro de la UE y reactivar la economía y el turismo europeo. Sin embargo, las discusiones y negaciones entre las instituciones han durado más de lo previsto. Finalmente, la presidencia portuguesa ha logrado que el calendario permita que este documento entre en vigor a finales del mes de junio, siempre y cuando los Gobiernos nacionales pongan en marcha los instrumentos técnicos para que este pueda ser efectivo.

Certificado Digital Covid Europeo

En un principio, este famoso ‘pasaporte covid’ iba a recibir el nombre de ‘Certificado Verde Digital‘. Sin embargo, finalmente se denominará ‘Certificado Digital Covid Europeo‘. Será una aplicación para teléfono móvil, aunque será también posible expedirse en papel si así se prefiere.

Todos aquellos países que permitan el certificado, tal y como se especifica en el acuerdo al que se llegó el jueves 20 de mayo, no podrán aplicar cuarentenas u otras medidas restrictivas a sus portadores que hayan recibido las dosis completas de una vacuna aprobada por la Agencia Europea del Medicamento (EMA, por sus siglas en inglés) o que aparezca en la lista de la Organización Mundial de la Salud que incluye la vacuna china, la cual no ha sido aprobada todavía en la Unión Europea.

No obstante, los gobiernos podrán reintroducir medidas restrictivas en caso de que sean necesarias y siempre y cuando sean proporcionadas y no discriminatorias.

¿Qué datos incluye?

Según explica la Comisión Europea, el certificado englobará tres tipos de certificados: certificados de vacunación, certificados de pruebas para la detección del virus (PCR, test de antígenos) y certificados para las personas que se hayan recuperado de la Covid-19. No obstante, solo se incluirán un conjunto limitado de datos, como el nombre de la persona, la fecha de nacimiento, el número del documento nacional de intentidad, la fecha de expedición, información sobre la vacuna, análisis y recuperaciones tras infecciones de SARS-CoV-2 y un identificados único del certificado.

¿A dónde se podrá viajar?

El ‘pasaporte covid’ será válido en todos los estados miembros de la Unión Europea y también serán aceptados en Islandia, Liechtenstein, Noruega y Suiza.

El certificado digital podrá expedirse a ciudadanos de la UE y a sus familiares, independientemente de su nacionalidad. También podrá expedirse para nacionales de terceros países que residen en algun país de la UE y a visitantes que hayan recibido alguna de las vacunas aprobadas por la EMA.

¿Cuándo entra en vigor?

Se espera que el documento entre en vigor en toda la Unión Europea el próximo 1 de julio, aunque el acuerdo alcanzado este jueves tendrá que ser validado por los 27 miembros y el pleno del Parlamento Europeo.

Por otro lado, hay países que han creado sus propios documentos para facilitar los viajes, sus propios ‘pasaportes covid‘. Todos estos países tendrán un plazo de seis semanas para reemplazarlos por el europeo.

La UE ha asegurado que este documento tendrá una validez temporal y solo estará en vigor durante 12 meses. De hecho, desde la Comisión han aclarado que «el certificado no será un requisito para la libertad de movimiento y no será considerado un documento de viaje».Asimismo, este ‘pasaporte’ tendrá una vigencia de doce meses.

¿Qué ocurre con las PCR?

Las PCR negativas seguirán siendo un requisito indispensable para los no inmunizados contra el coronavirus. Actualmente cada país tiene sus propios precios, los cuales pueden llegar a ser muy dispares.

La Comisión Europea ha autorizado la movilización de 100 millones de euros para conseguir ‘abaratar’ el precio de estas pruebas, aunque previsiblemente no se beneficiarán los turistas. Las PCR no serán gratuitas, pero podrían ser más asequibles para todos aquellos que tengan que viajar por motivos de trabajo, educativos, familiares o médicos.

Cabe destacar que también se aceptarán pruebas de antígenos, más económicas, y algunos países se abren a las serológicas, las cuales están ganando en precisión.

¿Se hará distinción entre vacunas?

En el acuerdo queda reflejado que se reconocerá como inmunizados con el ‘pasaporte covid’ a todos aquellos que hayan recibido alguno de los sueros aprobados por la Agencia Europea del Medicamento, es decir, Pfizer, Moderna, AstraZeneca o Janssen. Sin embargo, también podrán incluirse vacunas presentes en la lista de vacunas contra el coronavirus aceptada por la Organización Mundial de la Salud, como la vacuna rusa, Sputnik V, o la vacuna china, Sinopharm. En el caso del segundo grupo, será cada Estado el que decida qué libertades se otorgan a los viajeros vacunados con estos viales.

¿Costará dinero?

El Certificado Digital será totalmente gratuito, para facilitar que todos los ciudadanos de la Unión Europea tengan acceso a él y se expedirá uno cada vez que se realice una prueba que verifique la presencia o no del virus SARS-CoV-2 en el organismo de un individuo.

Eso sí, todas estas pruebas sí que correrán a cargo del bolsillo de los turistas.

Un pasaporte de vacunación gratuito y con código QR, ¿qué supone en la práctica?

Europa ha lanzado hoy la propuesta de un nuevo pasaporte de vacunación para facilitar la movilidad en Europa. Aunque aún está por ver cómo se adaptará esta propuesta en cada país miembro de la Unión, se trata de una medida estrella que suscita incógnitas y controversias desde un punto de vista ético, pero también sobre los pormenores cuando finalmente se empiece a utilizar. Resolvemos algunos de los interrogantes que ya se cuelan en las redes sociales

1. ¿Es gratuito? ¿En qué consiste?

Sí, el certificado será expedido de manera gratuita y contará con un código QR con información médica básica del paciente sobre su situación respecto al coronavirus y que pueda ser presentado a las autoridades en formato físico o digital. La voluntad de Bruselas es que este documento beneficie tanto a quienes hayan sido vacunados como a quienes tengan anticuerpos o un test negativo reciente. Los datos aparecerán en la lengua oficial del país y en inglés.

2. ¿Quién lo expide?

A pesar de que cuenta con la autorización de la Unión Europea, lo expedirán las autoridades sanitarias de los países miembros. En concreto, en España lo harán las comunidades autónomas pues son las que disponen de la historia médica de los ciudadanos.

3. ¿Puedo falsificarlo?

No. Tanto en su formato físico como digital contará con un código QR que permitirá «la verificación de la autenticidad, validez e integridad del certificado», haciendo muy difícil su copia. Desde el Instituto Nacional de Ciberseguridad (Incibe) apuntan que el QR es considerado una evolución del tradicional código de barras.

«En principio un código QR firmado digitalmente es bastante seguro y complicado de romper», explica a este diario el informático independiente Jorge J. Ramos.

«Normalmente estos códigos se firman en origen y la copia para utilizarlos se queda en el servidor de quien los pone a disposición del usuario», dice Ramos. Esto implica que aunque un usuario tratase de falsificar su código, al realizar la lectura, el sistema se daría cuenta de que no coincide con la información que tiene almacenada. «Es muy difícil falsificar una llave si no tenemos acceso a la cerradura», destaca el experto.

4. ¿Por dónde me permite viajar?

El pasaporte permitirá moverse por el Espacio Económico Europeo. Esto es, será válido para viajar por los 27 Estados miembros de la UE y por Islandia, Liechtenstein y Noruega.

Por otra parte, Bruselas ha confirmado que hay un mecanismo previsto con Suiza y que los que tengan visado para entrar en la UE y hayan recibido una de las vacunas aprobadas por la EMA tendrán certificado.

Sin embargo, como así lo ha avanzado la ministra de Turismo, Reyes Maroto, existe un interés por parte de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) para contar con protocolos comunes que favorezcan la movilidad fuera de la Unión Europea con países de Latinoamérica y Asia o EE.UU.

5. ¿Estoy obligado a guardar cuarentena? ¿De qué me exime tenerlo?

Depende. Aunque la voluntad de la UE es que con el pasaporte se exima al ciudadano de guardar cuarentena o realizar una PCR, todo dependerá de la decisión que tome cada país. Los Estados miembros pueden optar por mantener las mismas restricciones a quienes viajen con certificado y sin él, pero tendrán que notificar, tanto a la Comisión como al resto de socios, su decisión y explicar por qué no se exime de cuarentena o test a quienes cuenten con este documento.

6. ¿Cuándo entra en vigor?

La presidenta de la Comisión Europea ha confirmado en varias ocasiones que serán necesarios al menos tres meses para poner a punto todos los trámites que permitirán la entrada en vigor de este documento, desde el día de su aprobación.

Si todo sale según lo previsto, se espera que el pasaporte de vacunación esté listo para principios de verano, como pidieron varios países del sur, entre los que destacan España, Italia o Grecia.

7. ¿Todas las vacunas sirven para obtenerlo?

No. Solo si la persona se ha vacunado con alguno de los fármacos aprobados por la Agencia Europea del Medicamento (EMA): Pfizer, Moderna, AstraZeneca y Janssen. Los que, por ejemplo, hayan viajado a países como Emiratos Árabes -donde se administran vacunas como la china Sinopharm o la rusa Sputnik V- no podrán validar su pasaporte Covid al no estar esos fármacos autorizados en Europa. En el certificado un país puede decidir que se incluyan las vacunas que aplica, aunque no estén reconocidas por la EMA, pero los demás países no están obligados a reconocerlas como buenas.

Los únicos países europeos en los que, por ahora, están autorizadas las vacunas Sputnik V y Sinopharm son Hungría y Eslovaquia, aunque conviene recordar que Europa ya ha iniciado el proceso de revisión del fármaco ruso, por lo que en cuestión de semanas podría recibir la luz verde definitiva por parte de la EMA.

8. ¿Qué pasa si no puedo vacunarme por problemas de salud?

El pasaporte no sólo incorporará datos de vacunación, sino que se espera que en él se registre si la persona ha pasado la enfermedad y conserva anticuerpos contra el coronavirus o si se ha sometido a una prueba médica reciente que acredite que se encuentra libre de Covid.

9. ¿Me pueden sancionar?

La Unión Europea ha insistido en que no quiere que este certificado se convierta en un segundo pasaporte y en que desde Europa no se impondrá un régimen sancionador. Si lo hay, lo tendrá que desarrollar cada uno de los Estados miembros. Sin embargo, al igual que el español que trata de viajar con una PCR falsa, aquel que presente un pasaporte Covid no original se podría exponer a penas de entre tres a seis meses por hacer uso de un documento oficial falso, como así se recoge en el artículo 399 del Código Penal.

La UE acuerda reabrir las fronteras a los turistas vacunados

La Unión Europea da un paso más hacia un mundo poscovid y el regreso del turismo. La UE ha acordado este miércoles reabrir las fronteras exteriores a los viajeros procedentes de terceros países que hayan sido vacunados con alguno de los fármacos autorizados por la Agencia Europea del Medicamento (EMA). La Recomendación europea, que ha recibido el visto bueno de los Veintisiete a través de sus embajadores europeos, será aprobada oficialmente mañana por el Consejo de la UE, llegando justo a tiempo para el inicio de la campaña de verano. Una vez en vigor, corresponderá a cada Estado adoptar las decisiones para permitir la entrada de viajeros extracomunitarios en territorio europeo.

La nueva Recomendación indica que los Estados miembros “deberían levantar la restricción temporal de los viajes no esenciales a la UE con respecto a los nacionales de terceros países (…) que hayan recibido la última dosis recomendada de una de las vacunas contra la covid-19 autorizadas en la UE”. La administración de la vacuna deberá haber sido al menos 14 días antes de entrar en la zona UE+ (que incluye a los países de la UE y otros cuatro países asociados a la zona Schengen), según fuentes comunitarias con acceso al texto. En aquellos países donde el certificado de vacunación exima de cumplir cuarentenas o someterse a pruebas deberá extenderse esa misma exención a los turistas vacunados procedentes de terceros países.

El texto pactado recomienda también la apertura de las lindes comunitarias a los turistas de terceros países donde la inmunización se haya llevado a cabo con cualquiera de las inyecciones que aparezcan en la lista de uso de emergencia de la Organización Mundial de la Salud (OMS). En esta lista se encuentra, desde principios de mayo, la china Sinopharm, pero de momento no la rusa Sputnik V.

La propuesta fue lanzada por la Comisión Europea hace poco más de dos semanas tras valorar los últimos dictámenes científicos que muestran que la inmunización ayuda a romper la cadena de transmisión. Y pide a las capitales que tengan en cuenta el “principio de reciprocidad”, con el objetivo de animar a los terceros países a derribar también sus muros de PCR y cuarentenas.

El proyecto del Ejecutivo comunitario ha seguido un carril prioritario en Bruselas, logrando luz verde del bloque europeo en un tiempo mucho más breve del habitual. Mientras, avanza en paralelo la negociación del certificado de vacunación europeo, una propuesta ahora mismo encallada en las discusiones entre la Eurocámara y el Consejo, pero ya en fase de pruebas y cuya adopción se espera para el mes de junio. Este mal llamado pasaporte vacunal europeo será la base sobre la que los Estados miembros deberán medir la equivalencia con los certificados similares de terceros países.

La Recomendación también reabre las fronteras a aquellos países con una tasa de contagios inferior a 75 casos por cada 100.000 habitantes en los últimos 14 días, estén o no inmunizados los turistas procedentes de esos territorios. Hasta ahora, la UE recomendaba cerrar el acceso a aquellas regiones extranjeras con más de 25 casos por cada 100.000 habitantes. El objetivo de Bruselas, cuyo cambio de criterio se ha inspirado en el asesoramiento científico del Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades (ECDC), ha sido ajustar los baremos a la situación actual: bajo los umbrales previos solo se permitían los viajes no esenciales desde siete países. El Ejecutivo europeo espera alcanzar ahora a cerca de un centenar.

Freno de emergencia

A pesar de que las tasas de vacunación avanzan a buen ritmo, o al menos lo hacen en una parte del globo, la UE es consciente de que la pandemia aún acecha en otros muchos rincones, y de que sus efectos y posibles mutaciones siguen resultando impredecibles. La regulación europea contempla la posibilidad de echar mano de un “freno de emergencia” cuando “la situación epidemiológica de un tercer país o región empeore rápidamente”. La medida pide que se tengan en cuenta, sobre todo, las “variantes preocupantes o de interés”. En ese momento, los Estados podrán replegar de nuevo sus fronteras aplicando una “restricción urgente y temporal” a todos los viajes procedentes de este país, aunque salvaguardando a los ciudadanos de la UE, a los residentes de larga duración en la UE y a algunas categorías de viajeros esenciales.

Para evitar un posible caos y una cascada de medidas unilaterales ante este tipo de emergencias sanitarias, la norma contempla que los Veintisiete deben revisar la situación “de forma coordinada” en el seno del Consejo, y en colaboración con el Ejecutivo comunitario. La imposición de restricciones debería ser revisada cada dos semanas.

PARLAMENTO Y CONSEJO NEGOCIAN EL CERTIFICADO COVID

El certificado covid de la UE sigue enredado en una negociación “tensa y dura” entre el Parlamento Europeo y el Consejo, según describe el eurodiputado socialista Juan Fernando López Aguilar, quien lleva la batuta de las conversaciones por parte de la Eurocámara. “El tiempo apremia”, dice, “las condiciones son estresantes”, y explica que se han dado el objetivo de consensuar los detalles entre ambas delegaciones en un último encuentro informal previsto para este jueves, con el objetivo de encarrilar el documento vacunal de cara al mes de junio. El certificado se tramita en el Parlamento por el procedimiento de urgencia y se pretende que esté listo para la temporada de verano.


Hasta la fecha han celebrado tres de estas citas de alto nivel de seis horas cada una, además de las citas técnicas. Pero sigue habiendo fricciones en dos puntos clave. El Parlamento pretende que las personas inmunizadas que acrediten su condición mediante certificado puedan atravesar las fronteras interiores europeas sin necesidad de observar más restricciones; los Estados miembro, en cambio, pretenden reservarse el derecho a imponer pruebas PCR o cuarentenas cuando lo estimen oportuno.


La segunda piedra en el camino resulta del precio de las pruebas PCR: el Parlamento propuso en un inicio que fueran gratuitas, para evitar la discriminación de aquellas personas que deban hacérselas obligatoriamente para viajar (debido a que aún no han sido vacunadas). Ahora mismo, la Eurocámara ha rebajado su oferta y se conforma con la gratuidad para los viajeros con una función esencial y topes de precio en los test, para garantizar un acceso equitativo y cree que el dinero podría salir del Instrumento de Asistencia Urgente, el fondo europeo millonario con el que se han financiado unos 3.500 millones de euros de los contratos de vacunas. Pero el Consejo, que defiende que las arcas públicas ya están al límite, aún no ha recorrido el camino hacia el acuerdo. “Estamos listos para una pelea”, concluye López Aguilar. “Última oportunidad”. Un fracaso en la negociación sería, según él, incluso peor que no haber presentado ninguna propuesta.


Ante la situación tan delicada, con la negociación pendiendo de un hilo, los líderes de los principales grupos parlamentarios europeos (populares, socialistas, liberales y verdes) han dirigido este miércoles una carta a Ana Paula Zacarias, secretaria de Estado de Asuntos Europeos de Portugal, país que ejerce la presidencia rotatoria de la UE, en la que subrayan la necesidad de encontrar un acuerdo: “Le instamos a que agote todas las posibilidades y llegue a un compromiso dentro del Consejo”.